Menu

Previous entry Next entry

nandynoa’s Travel Diary

Tuesday, 14 Nov 2006

Location: India

MapENGLISH VERSION COMING SOON, PROMISE

Pasamos un par de dias en Jodhpur, la ciudad Azul. La visita al fuerte fue espectacular y las vistas de la ciudad insuperables.
Al subir la cuesta que da al fuerte fuimos presa facil de una avispada familia que nos saco 100 rupias (mucho mas de lo que hubieramos tenido que pagar, como no) por hacer un tatuaje de henna en la mano de ainhoa.Ilusos de nosotros, pensamos que obtendriamos un interesante intercambio cultural cuando fuimos invitados a su casa. Pero luego vimos que por el interes te quiero andres. En fin, no se puede ir pendiente en todo momento, esta gente sabe muy bien como marearte!
En Jodhpur vimos monton de mujercitas vestidas con su tradicinal sari como siempre pero subidas en motocicletas de tres en tres. India es una mezcla de lo tradicional con lo moderno, y esta imagen lo resumia todo.
La polucion y el polvo del desierto nos dejo las gargantas listisimas y las narices se nos llenaban de moquitos negros continuamente. Tuvimos que salir de alli.
Un tren nocturno nos llevo a Jaisalmer, donde nos encontramos en estos momentos. Estamos a un par de cientos de kilometros del siempre "enemigo pakistani" y esto esta plagado de policia y ejercito por todas partes. Comparado con Jodhpur, Jaisalmer tiene un aire a pueblecillo. Aqui la gente esta muy acostumbrada a los turistas y viajerillos y te gobian un poquito menos, aunque el saludo mas usual sigue siendo "hola, agau fria, papel de WC, cigarrillos?" o "hola, ven que te enseno lo que tengo en mi tienda" o "hola,bueno bonito barato" esto ultimo en perfecto espanol. Curiosamente, la gente se empena en que somos israelis.
Pasamos media manyana visitando el fuerte de Jaisalmer, construido hace siglos con piedra arenisca, y en cuyo interior aun hoy viven unas 5000 familias. Intramuros, las callejuelas estan abarrotadas de tiendecitas, hotelillos y "havelis" (mansiones) con intrincadisimos detalles en los balcones, puertas y fachadas en general.
Desde Jaisalmer se ofrecen todo tipo de safaris en el desierto con camellos y nosotros optamos por el de tres dias y dos noches. Desafortunadamente, unos cuantos virus y bacterias nos boicotearon y, tras la primera noche, nos tuvimos que volver a Jaisalmer. De todas maneras, nos alegramos de no quedarnos un tercer dia; enefrmos o no, 3 dias en camello es una matada, un castigo vaya. Los camellos son entranyables y muy dociles pero los pobrecitos son muy incomodos...
Lo mejor del safari fue dormir en dunas de arena, bajo el cielo estrelladisimo, al aire libre, con mantas y colchones. Solo por eso, valieron la pena las agujetas posteriores. El amanecer fue precioso.
Vimos mogollones de ciervos, perros salvajes, pajaros de todo tipo y colores, mariposas, libelulas gigantes, escarabajos "zancudos" e incluso una serpiente, aparentemente una cobra. Y en medio de tanta aridez vimos incluso un inmenso lago de agua dulce, producto de las lluvias del ultimo monzon.
Ahora estamos ya de regreso y casi recuperados (cagarrinas y resfriadillos sin gran importancia).
Jaisalmer es un buen lugar donde relajarse y recuperar fuerzas antes de coger otro bus a nuestro proximo destino, Mount Abu.
Hasta entonces, mucho amor y buen karma para todos.